Brody AA. J Am Geriatr Soc, 2019.

En esta publicación realizada por autores estadounidenses se analizan los principales elementos facilitadores y las barreras para implantar un servicio de hospitalización a domicilio-plus (HaH-Plus). Este servicio consiste en un periodo de hospitalización a domicilio y otro periodo de seguimiento de 30 días para controlar al paciente y evitar reingresos. En el estudio participaron profesionales de Icahn School of Medicine at Mount Sinai y proveedores externos. Se realizó un enfoque cualitativo en el que los participantes valoraban los componentes de la implementación del servicio, las barreras y las soluciones.

Una de las limitaciones más significativas fue la ausencia de un método para evaluar los costes y los ahorros del servicio, lo cual dificulta la contratación con las aseguradoras. No estaba claro qué modelo de pago surgiría y la única aseguradora con la que se firmó un acuerdo utilizó un pago por grupo relacionado con el diagnóstico con descuento.

La identificación, evaluación y reclutamiento de pacientes fue otro reto en las fases iniciales del inicio del servicio. Por un lado, resulta necesario definir qué diagnósticos se pueden asumir de forma segura en el domicilio; hay que proporcionar servicios de apoyo para prevenir o reducir el riesgo de agotamiento del cuidador; y también hay que salvar las reticencias para la solicitud del servicio por parte de los profesionales y pacientes. Los autores proponen como soluciones empezar por procesos y diagnósticos simples para ir incrementando progresivamente la complejidad, apoyarse en servicios de ayuda social, y trabajar junto a los profesionales del hospital y compartir los resultados.

La implementación de historia clínica electrónica también puede suponer un reto debido a las peculiaridades del modelo asistencial y a que ninguna de las soluciones disponibles para pacientes hospitalizados o ambulatorios cubre completamente las funcionalidades necesarias de la hospitalización a domicilio. Por ejemplo, para la prescripción de fármacos se tuvo que crear una solución para garantizar que cada medicamento se enviara por fax o se recetara electrónicamente, se recibiera y se entregara oportunamente. Este proceso fue inicialmente manual y requirió llamadas de seguimiento con la farmacia y los pacientes / cuidadores. Además, con el aplicativo utilizado cada visita se registraba como un episodio separado, no como un único episodio de atención, lo que afectaba a la visualización del registro, la facturación y otros aspectos de la atención al paciente.

Un tema clave relacionado con el lanzamiento de HaH-Plus fue la necesidad de desarrollar asociaciones internas y externas mucho antes de la implementación. Estos acuerdos requerían un tiempo significativo para completar las negociaciones y la ejecución del contrato. Muchos de los proveedores necesitaban crear nuevos flujos de trabajo para adaptarse a las necesidades de HaH-Plus. De manera similar, el sistema de salud necesitaba desarrollar contratos en un entorno de atención no habitual, lo que prolongaba el tiempo de ejecución. Por tanto, Para cualquier organización que quiera iniciar un programa de hospitalización a domicilio es clave involucrar a las partes interesadas internas, incluido el cumplimiento legal y normativo, así como a socios externos, desde el inicio del proceso.

Otro aspecto clave fue construir protocolos de coordinación, comunicación e intercambio de información. Esta coordinación se dividió en seis áreas distintas: trabajo en equipo, documentación, coordinación de servicios, prestación de servicios, expectativas claras y creación de flujos de trabajo. Cada una de ellas supuso un desafío y requirió la adopción de soluciones adaptadas a las necesidades. Una preocupación general fue que, si no se administraban de manera rigurosa, la calidad y la seguridad se verían afectadas por demoras en la prestación de la atención o la comunicación, o la falta de información. Uno de los beneficios de iniciar el programa lentamente fue que permitió una monitorización exhaustiva de la calidad y la seguridad para identificar dónde existían errores potenciales que permitiera modificar los procesos utilizando principios de mejora continua de la calidad.

Así pues, los autores del estudio encontraron barreras regulatorias y estructurales para la implantación del servicio de hospitalización a domicilio. Sin embargo, es factible implementar este tipo de servicios con la planificación y previsión adecuadas. Para ello resulta necesario la coordinación entre todos los proveedores a fin de garantizar la provisión de atención de alta calidad. Además, el trabajo con los responsables de formular políticas y las aseguradoras para implementar cambios en los modelos regulatorios y de pago son necesarios para una implementación exitosa.

Los sistemas de salud están implementando cada vez más los programas de hospitalización a domicilio. Esto demuestra la viabilidad y la demanda potenciales de este modelo de atención a medida que el sistema de atención médica avanza cada vez más hacia la atención basada en el valor. Los autores concluyen que la hospitalización a domicilio es un modelo de atención viable que tiene el potencial de brindar atención de bajo costo, de alta calidad y centrada en el paciente.

(Enlace a la publicación).

Referencia: Brody AA, Arbaje AI, DeCherrie LV, Federman AD, Leff B, Siu AL. Starting Up a Hospital at Home Program: Facilitators and Barriers to Implementation. J Am Geriatr Soc. 2019 Mar;67(3):588-595. doi: 10.1111/jgs.15782. Epub 2019 Feb 8